Recreo: Adoctrinamiento para la burocracia

Cuestiones como no tener una cuenta de Netflix me han llevado a buscar otras formas de ocio. Entre ellas siempre estuvo YouTube, ya fuese para buscar fragmentos de cosas muy específicas o para descubrir música mayoritariamente. La sorpresa esta semana fue cuando encuentro en las sugerencias capítulos completos de la serie animada Recreo en latino, aunque de muy mala calidad.

Saltémonos la parte de esa primera impresión nostálgica. Trataré de prescindir de observaciones como afirmar que los Pitufos eran ejemplo del sistema comunista. Vayamos al grano. Esta nueva lectura me hizo entender como funcionaba esa afección que tenían los niños hacia sus juegos,  la forma tan estricta en cómo estos parecían desenvolverse y el apego en apariencia exagerado y obsesivo ante cada una de las situaciones de una trama que giraba entorno a, valga la redundancia, el recreo.  Mi mente, por descarte, completó el medio circulo. Pero me enfrentaba a una pregunta que trataba de ir más allá de la respuesta lógica, que es la de considerar la serie animada como una simple exageración, como en esencia lo son todas, y una metáfora a la visión de la mente de los niños y lo que rodea su cotidianidad.

Fue entonces cuando pensé que la única respuesta es aquella que no se quiere saber. Que tal vez, esa misma obsesión es aquella que emerge cuando otras cosas están por detrás. Que era un estimulo obligatorio para sus mentes el estar buscando nuevas distracciones y nuevas aventuras y problemas para mantenerse lejos de sí. Hace unas semanas, encontré algo en Buzzfeed (Que bueno, es Buzzfeed, obvio es falso además de ser basura) de la misma serie, que me dejó con un sentimiento de sinsabor. Era un post que mostraba el supuesto futuro de cada uno de los personajes. No era como si esperara que antes de entrar al link pensase en que los chicos se hubiesen desarrollado en términos de éxito. Tal parece que sí, y, a excepción de Gretchen, los demás parecieron tener altibajos significativos en sus vidas. Me hizo pensar que quien hizo eso pudo haberlo entendido como yo.

De nuevo me puse a pensar. Qué tal si lo que nosotros veíamos como tal en la serie, era sólo una imagen adaptada y traducida en lenguaje televisivo para los niños, de la vida de estos personajes y lo que hay detrás realmente, son una serie de conflictos intrafamiliares, de drogadicción, delincuencia, entre otras cosas muy comunes y presentes en las ciudades modernas.

Solamente hay que fijarse en el rigor con el que funcionan cada uno de los trámites en el patio de recreo. Hay un Rey.  Hay un monumento central, La Vieja Ruina, que en los primeros episodios se cae, y la vuelven a reconstruir. En un momento desarrollaron un sistema de finanzas (Las Terroríficas que posteriormente se devaluaron para que luego entraran a competir las Alienmanías). Están sugiriendo constantemente valores de renovación, ciclos caóticos y de nuevos órdenes en apenas 10 minutos que transcurren los episodios. La forma, por ejemplo, en cómo están representados los kinder gardeanos, no puede ser más que la visión e imaginario de lo molesto que pueden ser los niños más pequeños para el que está en cuarto año. Todas esas son reflexiones que me llevan a pensar que, existe una notable coherencia en relación al argumento e hilo conductor de la serie por parte de los guionistas, con el desarrollar del conflicto de los personajes que navega entre lo literal y lo introspectivo.

Pienso que Disney no se ha caracterizado precisamente por mostrar realidades crudas, ni mucho menos espero ver tramas envueltas en los problemas que yo sugerí. Sino que, ahora grande, me siento en la obligación de re-leer y entender la esencia de esa fantasía.

 

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s